Los Mochis, Sin., (Global Medios).- Con el desaire que el gobernador Quirino le hace a los lideres más importantes del PRI, está dejando en claro que no le importa lo que ocurra con la militancia del partido que lo llevó al poder.
Su militancia, la que le importa es la del Partido Verde y al PRI seguramente lo pasara lo mismo que al PAN con Mario López Valdez, pues la tendencia es la misma y quienes creyeron que por ser líderes priistas, llegado el momento ocuparían posiciones claves en el gobierno están viendo que se equivocaron.
Quirino ya no atiende ni las recomendaciones de Jesus Vizcarra, quien se hizo a un lado para que él fuese el candidato, pero tampoco está cumpliendo los compromisos que hizo con otros líderes para que le ayudarán a llegar al poder.
Hoy el gobernador evidencia su falta de oficio político y deja que un “Niño” se encargue de la política en Sinaloa, pues para él resulta más cómodo hacer como que no está enterado de los compromisos con los priistas y seguir de frente sin hacer compromisos con nadie.
Lo más lamentable es que tampoco está funcionando en la toma de decisiones, pues la violencia le explotó en las manos, su tibieza para actuar contra los delincuentes que asesinan, trafican con drogas y los de “cuello” blanco que saquearon las arcas del Estado reafirma la teoría de que no pasara nada.
Quirino resultó ser un fiasco para quienes se tragaron el cuento de que no tenía cola que le pisen, su actuar temeroso demuestra lo contrario y su periodo al frente de Sinaloa podría terminar igual o peor que el de MALOVA de quien hoy los sinaloenses se arrepienten de haberle brindado su voto confiando en la promesa de un verdadero cambio

Dejar respuesta