Los Mochis, Sin., (Global Medios).- A partir del primero de enero las cadenas comerciales dejarán de proporcionar la bolsa de plástico para el empaque del mandado y los clientes tendrán que llevar sus propias bolsas.

La medida podría tomar por sorpresa a los clientes, pues el aviso se encuentra pegado, justo debajo de las pantallas en las cajas de cobro por lo que pocos son los clientes que se han dado cuenta de esta nueva medida que iniciará con el año.

“Quien acuda a comprar en todas las casas comerciales tendrá que llevar su bolsa para el mandado”, dijo una empleada de Bodega Aurrera.

La idea es reducir el uso de bolsa de plástico que ha contribuido grandemente a la contaminación de espacios públicos, ya que la bolsa de plástico se ha convertido en un serio problema.

Quizás lo mismo debería ocurrir con los envases de refresco y leche que antes de la modernización se despachaba en envases retorna bles.

Dejar respuesta